Noticias

Científicos de la UN desarrollan conjuntamente con J. ANGEL BACAICOA S.L. un método de medición de movimiento de partículas en el espacio
J. ANGEL BACAICOA S.L. participa en la fabricación de piezas para drones de inspección
J. ANGEL BACAICOA S.L. llega a un acuerdo con PIAB para la distribución de sus equipos VACULEX
La UN colabora con J. ANGEL BACAICOA S.L. en el desarrollo de un prototipo de fachada sostenible

Científicos de la UN desarrollan conjuntamente con J. ANGEL BACAICOA S.L. un método de medición de movimiento de partículas en el espacio

AGENCIAS. Pamplona Jueves, 2 de abril de 2009 – 12:56 h.
En estos ensayos participan los científicos de la Universidad de Navarra Diego Maza, Ángel Garcimartín, Iker Zuriguel, Iván Sánchez y el doctorando Martín Pastor
Investigadores de la Universidad de Navarra han diseñado un contenedor cilíndrico, fabricado de forma íntegra en la Comunidad foral, para estudiar el movimiento de partículas en el espacio. Conocer el comportamiento de los medios granulares -como la arena o el polvo- en ausencia de gravedad es el objetivo del proyecto VIP_GRAN de la Agencia Espacial Europea (ESA), del que forma parte el Grupo de Medios Granulares de la Universidad de Navarra.

Este Grupo se encuentra perfeccionando el primer prototipo que se enviará a la Estación Espacial Internacional (ISS) para medir el comportamiento de estos medios en microgravedad. “El experimento, llevado a cabo por físicos de la Facultad de Ciencias, pretende analizar, por ejemplo, qué sucedería si los astronautas de la ISS tuvieran que manipular fármacos fabricados en su mayor parte en forma granular”, explica su director, Diego Maza.

El contenedor diseñado por los investigadores permitirá estudiar este tipo de procesos en condiciones similares a las de la ISS. Según explica este profesor, su principio de funcionamiento es sencillo. “Consiste en hacer vibrar el contenedor para agitar el material granular mientras diversos sensores y cámaras registran el movimiento de las partículas”. “No obstante”, añade, “las complicaciones técnicas de introducir vibraciones en un sistema sin un punto de apoyo son enormes, pero ahí radica parte de este desafío científico”.

El comportamiento de este experimento se ha ensayado gracias a los vuelos del equipo en un Airbus 300 zero-G de la empresa Novespace, con sede en Merignac (Burdeos). “Allí, junto con grupos de universidades de toda Europa, intervenimos en una campaña de vuelos en gravedad cero. En ellos, el avión dibuja una serie de parábolas de una duración de 20 segundos en cuyo recorrido se alcanzan condiciones de trabajo similares a las de la Estación Espacial Internacional”, explica Diego Maza.

En total, durante la campaña los investigadores han realizado 124 parábolas: “Este año todavía haremos dos vuelos más”, adelanta el físico, “eso nos permitirá culminar los últimos retoques del sistema. Además, y de forma simultánea, estamos finalizando el análisis “en papel” de los prototipos que esperamos enviar a la ISS”. La fabricación del sistema definitivo correrá a cargo de un equipo internacional.

En estos ensayos participan los científicos de la Universidad de Navarra Diego Maza, Ángel Garcimartín, Iker Zuriguel, Iván Sánchez y el doctorando Martín Pastor, encargado de controlar el experimento durante el vuelo.

J. ANGEL BACAICOA S.L. participa en la fabricación de piezas para drones de inspección

NOELIA GORBEA . PAMPLONA Jueves, 29 de octubre de 2009 – 01:50 h.
La Asociación de la Industria Navarra junto con Red Eléctrica de España ha creado un sistema pionero de inspección de líneas eléctricas mediante un robot aéreo con forma de helicóptero. El aparato, de 3,2 metros de diámetro de rotor, posee una autonomía de 1,5 horas y pesa 70 kilos
NO es la novela de John Grisham ni el informe de un thriller judicial, aunque comparte cierta similitud en el nombre. El proyecto Pelícano da nombre a un robot UAV (vehículo aéreo no tripulado) diseñado para inspeccionar líneas de red eléctrica de alta tensión.
El aparato, con forma de pequeño helicóptero y desarrollado de manera conjunta por la Asociación de la Industria Navarra (AIN) y Red Eléctrica Española (REE), está diseñado para revisar el estado del cableado eléctrico al tiempo que sustituye a los helicópteros tripulados actuales. “Con esta nueva metodología queremos potenciar la seguridad y reducir el coste”, señaló Teo Vitoria, responsable del proyecto y miembro del departamento de Ingeniería y Tecnología de AIN.

Imágenes en directo

Para que la máquina funcione, los técnicos deben programar de antemano las coordenadas exactas de la ruta que el aparato debe efectuar para que, gracias a una cámara de alta resolución que tiene instalada en la parte delantera, sea capaz de enviar las imágenes que grabe en tiempo real. “La cámara se instala sobre un sistema giroestabilizado con el fin de eliminar los efectos de la vibración”, indicó Vitoria. El prototipo, de 3,2 metros de diámetro de rotor y 70 kilos de peso máximo al despegue, funciona a través de una estación de tierra instalada en un vehículo especializado. Desde ahí, los expertos pueden controlar la operación del robot y analizar las líneas eléctricas para después poder proceder al mantenimiento, si fuera necesario. Asimismo, el helicóptero posee autonomía de 1,5 horas de vuelo y es capaz de volar sobre tramos amplios de líneas eléctricas: 2,5 kilómetros en la actualidad, aunque prevén ampliarlo hasta los 10 km.

Por ello, una vez concluida la fase de desarrollo (2003-2009) y demostrada la viabilidad técnica del aparato, los responsables tienen previsto lanzar una primera fase de explotación. Para probar su funcionamiento, el robot, que fue presentado ayer en la sede de AIN ante los consejeros Javier Caballero y Laura Alba, entre otros, fue probado en una zona agrícola de Tafalla. “Los sistemas aéreos robotizados son una alternativa a los medios tripulados tanto para actividades relacionadas con la monitorización de oleoductos o líneas férreas, como para labores de vigilancia”, apuntó José María Zarranz, presidente de AIN.

AIN desarrolla un robot aéreo para la inspección de las líneas eléctricas
ESTE SISTEMA PIONERO REDUCE LOS RIESGOS PERSONALES Y ABARATA GASTOS
El prototipo fue presentado en Olite y aún está por definir cuándo se comenzará a hacer uso del autómata aéreo
Itsaso Ibarra/Uxue – Jueves, 29 de Octubre de 2009 – Actualizado a las 07:35h.

Olite. La Asociación de la Industria Navarra (AIN) ha creado en colaboración con la Red Eléctrica de España un robot aéreo que sirve para la inspección de líneas eléctricas. Con este nuevo sistema robotizado se evita el uso de helicópteros tripulados abaratando gastos y ganando en seguridad en las labores de medición de las torres de alta tensión. El proyecto Pelícano del que nace este robot aéreo fue presentado ayer al Gobierno de Navarra en un acto celebrado entre Olite y Peralta que contó con la presencia del consejero de Presidencia, Justicia e Interior Javier Caballero y la consejera de Obras Públicas Laura Alba entre otros representantes de distintos departamentos, del Centro de Recursos Ambientales de Navarra (Crana) y de Navarra Suelo Industrial (Nasuinsa).

El Proyecto Pelícano que dio comienzo en 2003 vio ayer su resultado al echar a volar el robot UAV (vehículo aéreo no tripulado) capacitado para realizar inspecciones de efectos de líneas eléctricas de la red de transporte. La niebla persistente en la jornada impidió poder ver con exactitud la labor de este nuevo autómata que, además de servir para el análisis de las líneas eléctricas, se puede utilizar en diversas actividades relacionadas con la monitorización de líneas eléctricas y otro tipo de infraestructuras (oleoductos, gaseoductos, líneas férreas, etc.), generación de información territorial, vigilancia y control medioambiental o ayuda en la gestión de situaciones de emergencia.

Mecanismo El sistema aéreo que nace dentro del proyecto Pelícano tiene una capacidad de volar sobre tramos amplios de líneas eléctricas que constan de entre 2,5 kilómetros en la actualidad hasta 10 kilómetros en un futuro próximo. En ese transcurso del vuelo el robot envía en tiempo real información de vídeo de gran calidad que permite el análisis del estado de los diversos elementos de la línea eléctrica con el fin de determinar las necesidades de mantenimiento de la misma. “Una de las ventajas es la minimización de riesgos en las labores de inspección que se realizan actualmente utilizando helicópteros con varios tripulantes”, indicó Teo Vitoria, director del área de medida, control y comunicaciones de la AIN.

Una vez que el robot aéreo ha despegado desde varias pantallas situadas en un vehículo se puede ver el recorrido que va a realizar el robot aéreo, la situación exacta del autómata y los defectos que encuentra a su paso en las torres de las distintas líneas eléctricas situadas en la zona de análisis.

Para la captación de datos el robot aéreo dispone de varios sensores de observación que en el caso concreto de la inspección intensiva de líneas eléctricas se compone de una cámara de alta resolución. La cámara se instala sobre un sistema giro estabilizado que evita las vibraciones sobre la imagen. Estas instantáneas que obtiene el autómata aéreo se envían a la instalación de tierra instalada en un vehículo desde el cual se controla la operación. Además este mismo vehículo se utiliza para el transporte del robot aéreo.

Futuro Aún no está decidido cuándo se va dar comienzo al uso de este sistema, puesto que queda por definir su alcance. “Estamos con la Red Eléctrica de España en una fase de definición del alcance de esta explotación”, indicó Teo Vitoria, director del área de medida, control y comunicaciones de AIN.

Por último los creadores de este nuevo sistema pionero la Asociación de la Industria Navarra y la Red Eléctrica Española indican que “los sistemas aéreos robotizados para observación constituyen un área de creciente interés por parte de empresas e instituciones”. Por ello AIN prevé continuar siendo el centro de referencia en la prestación de estos servicios.

Un “espía” aéreo para los ríos
Con el fin de mejorar la gestión del agua en infraestructuras, ríos y cultivos, se ha desarrollado un tipo de helicóptero a escala que sobrevolará, sin necesidad de piloto, los embalses y canales de Navarra
NOELIA GORBEA . PAMPLONA Viernes, 12 de noviembre de 2010 – 02:04 h.
SOBREVOLAR con la mirada los recovecos que trazan los ríos en la Comunidad foral. Analizar desde el aire, pero sin la necesidad de moverse, las decenas de kilómetros de saltos, desniveles, terraplenes y balsas que atraviesa, entre otros, el Canal de Navarra.

Esta realidad ya es posible gracias al nuevo proyecto desarrollado por la asociación de la industria navarra (AIN), el centro de recursos ambientales de Navarra (Crana), la empresa pública Riegos de Navarra y el Gobierno foral.

Se trata de dos prototipos, similares al diseño de un helicóptero a escala, capaces de sobrevolar por sí mismos y sin la necesidad de contar con un piloto, los ríos de la Comunidad foral. El fin será detectar filtraciones, contaminaciones térmicas, así como vigilar el estado ecológico y químico del agua.

Para ello, estos aparatos solamente necesitan de una estación de tierra (vehículo en el que se encuentran los ordenadores que recibirán los datos recogidos por los helicópteros y que posee una antena en su exterior para enviar las ondas que permitan moverse al aparato). Desde este particular centro de operaciones, los técnicos deben introducir las coordenadas exactas del trayecto que deben realizar los prototipos para que se pongan en marcha.

Con una altura máxima de 3.000 metros y una velocidad de 60km/h, los helicópteros sobrevolarán la ruta indicada, al mismo tiempo que grabarán todos los detalles con la intención de localizar posibles irregularidades.

Vuelos en Itoiz

En este sentido, los primeros vuelos de prueba se realizarán en diferentes zonas de ensayo como los embalses de Alloz, Yesa, Itoiz o los ríos Ebro y Arga. “Realizaremos un total de 142 demostraciones”, aseguró Juan José Grau, jefe del servicio de agua de Navarra.

El proyecto, denominado AG-UAS y financiado por la Unión Europea y por el departamento de Innovación, Empleo y Empresa del Gobierno de Navarra con 1,6 millones de euros, está previsto que se desarrolle hasta el próximo mes de septiembre de 2013. “Queremos demostrar la viabilidad técnica y económica en el campo de la teledetección aérea”, explicó Javier Asín, director gerente del Crana. “Será una herramienta útil que trataremos de vender fuera de Navarra”, dijeron.

J. ANGEL BACAICOA S.L. llega a un acuerdo con PIAB para la distribución de sus equipos VACULEX

Actualizada 27/03/2019 a las 14:35

J. ANGEL BACAICOA S.L. Lunes, 9 de Abril de 2018

J. ANGEL BACAICOA S.L. ha llegado a un acuerdo comercial con PIAB por el cual es nuevo distribuidor autorizado de la marca VACULEX, fabricante líder mundial de sistemas de elevación basados en tecnología de vacío.

VACULEX forma parte del GRUPO PIAB, multinacional sueca líder mundial en transporte por vacío y automatización industrial. Ofrece productos enfocados a la eficiencia, ergonomía y seguridad en el trabajo.

Vaculex desarrolla, manufactura y comercializa ayudas a la elevación para cargas de hasta 200 kg, y suministra sistemas de elevación completos listos para su uso.

La gama de productos está disponible para cubrir la demanda de todo tipo de aplicaciones, pudiendo elevar productos tipo: paquetería, equipajes, sacos/bolsas, tableros, vidrio, barriles, botellas, alimentos, piedras, ventanas, etc.

La UN colabora conjuntamente con J. ANGEL BACAICOA S.L. en el desarrollo de un novedoso prototipo de fachada sostenible como sistema de calefacción y refrigeración.

De izda a dcha, Luis Fernando Urrea, Marina Vidaurre, Kattalin del Valle de Lersundi, Amaia Zuazua, María Ibáñez, Jesús Alonso y César Martín-Gómez, miembros del proyecto de investigación.

J. ANGEL BACAICOA S.L. Miércoles, 27 de Marzo de 2019

Podéis ver el artículo completo en el siguiente link:

https://www.diariodenavarra.es/noticias/negocios/dn-management/2019/03/27/acr-grupo-envian-prototipo-fachada-sostenible-antartida-641251-2541.html

Diario de Navarra, Miércoles, 27 de Marzo de 2019
Actualizada 27/03/2019 a las 14:35

ACR Grupo y la UN envían un prototipo de fachada sostenible a la Antártida

Se trata de un novedoso sistema de calefacción y refrigeración que llevan investigando desde 2016

ACR Grupo y la Universidad de Navarra han enviado un prototipo de fachada industrializada a la Antártida para testar, en las condiciones climáticas más adversas, un novedoso sistema de calefacción y refrigeración que llevan investigando desde el año 2016.

Se trata de un modelo que apuesta por la sostenibilidad y ambiciona su futura comercialización en el mercado. El proyecto se desarrolla en la Escuela de Arquitectura del centro académico y está financiado por el Gobierno de Navarra mediante fondos FEDER de la Unión Europea. El presupuesto global del proyecto asciende a más de 310.000 euros, ha informado el centro académico en un comunicado.

La Base Antártica Española Gabriel de Castilla ha sido la encargada de recoger durante los últimos meses la información sobre el funcionamiento de la fachada. Se trata de la primera vez que se prueba un prototipo de estas características en condiciones tan complejas como las existentes en la Antártida.

El proyecto, cuyo objetivo es buscar una alternativa sostenible para la climatización de los edificios de consumo casi nulo, permite unir calefacción y refrigeración en un único sistema que elimina las emisiones de CO2 asociadas a combustibles fósiles, así como el uso de fluidos refrigerantes utilizando solo energía fotovoltaica renovable, todo ello gracias a las propiedades de la termoelectricidad.

PROYECTO EN MARCHA DESDE 2010

El proyecto de creación de este sistema lleva en marcha desde el año 2010, cuando la Universidad de Navarra comenzó con una línea de investigación centrada en los beneficios de la termoelectricidad. En 2016, ACR Grupo se incorporó al proyecto acercando su uso al sector de la edificación.

El prototipo enviado a la Antártida se ha preparado ‘ad hoc’ para este objetivo, adaptando su tamaño a las condiciones en que debía ser transportado e instalado.
“Poder probar el sistema en la Antártida representa una gran oportunidad. Por un lado, porque supone formar parte de la tecnología puntera que recala en una base científica tan importante para aprovechar unas condiciones extremas que serían muy difíciles de emular en cualquier ensayo. Por otra, porque representa un importante espaldarazo para un proyecto muy relevante en nuestro grupo y en su apuesta por la I+D como una seña de identidad”, ha explicado María Ibáñez Puy, responsable del proyecto por parte de ACR Grupo.

Por su parte, César Martín-Gómez, investigador responsable del proyecto y profesor de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, ha asegurado que los “graves” problemas a los que se enfrentan las ciudades del siglo XXI no se pueden resolver solo con soluciones convencionales. “Ojalá que este proyecto, en el que llevamos embarcados desde 2010, y que pretende eliminar el uso de fluidos refrigerantes utilizando solo energía fotovoltaica renovable, sea un paso en la dirección que la sociedad nos está demandando hoy en día”, ha destacado.

Este proyecto innovador en el sector de la edificación se enmarca en el proyecto ‘Green Campus’ de la iniciativa Horizonte 2020 de la Universidad de Navarra, así como en la filosofía de ACR Grupo de apostar por la innovación como “una de las vías fundamentales de mejora y optimización de su trabajo” y también como “una manera de aportar valor a la sociedad en todos aquellos lugares en los que opera”.

En el proyecto, que lleva por título ‘Módulo de fachada industrializado, autónomo y activo para climatización: demostración final integrada. iACTIV 2.0’, participan por parte de ACR Grupo María Ibáñez, Jesús Alonso, Manolo González y Fernando Ibáñez. Por su parte, de la Universidad de Navarra lo hacen: César Martín-Gómez, José Antonio Sacristán, Kattalin del Valle de Lersundi, Marina Vidaurre, Amaia Zuazua y Luis Fernando Urrea Irigaray.